World

La adaptación debe convertirse en una prioridad mundial, según informe de la ONU

Considerando las repercusiones del cambio climático cada vez más intensas en todo el mundo, las naciones deben aumentar drásticamente la financiación y la implementación de medidas diseñadas para ayudar a las naciones y comunidades vulnerables a adaptarse a la tormenta de fenómenos climáticos extremos, señala un reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

De cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2022 (COP27), la última ronda de conversaciones en materia del clima que tendrá lugar en Sharm El-Sheikh (Egipto), se publicó el Informe de la Brecha de Adaptación 2022: Progresos insuficientes y excesivamente lentos – La incapacidad de adaptarse al cambio climático pone al mundo en peligro, en el que se concluye que los esfuerzos globales en la planificación, financiación e implementación de las medidas de adaptación no están a la par con los riesgos cada vez mayores.

“Las necesidades de adaptación en los países en desarrollo se dispararán hasta por un valor de US$ 340.000 millones anuales en 2030. Sin embargo, el apoyo [de financiación] a las medidas de adaptación adaptación actual es inferior a una décima parte de esa cantidad. Las personas y comunidades más vulnerables están pagando el precio. Eso es inaceptable”, afirmó el António Guterres, Secretario General de la ONU, en una declaración con motivo de la publicación del Informe sobre la Brecha de Adaptación.

“La adaptación debe abordarse con una responsabilidad tal que refleje que a todos los seres humanos se les da el valor como miembros de una sola familia. Es hora de una reestructuración mundial de la adaptación al clima que deje de lado las excusas y nos pongamos manos a la obra para solucionar los problemas”, añadió António Guterres.

Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA, declaró: “El cambio climático está azotando golpe tras golpe a la humanidad, y fuimos testigos de ello a lo largo de 2022: de manera particularmente despiadada en las inundaciones que sumergieron a gran parte de Pakistán. El mundo debe reducir urgentemente las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar las repercusiones del cambio climático. Pero al mismo tiempo debemos multiplicar con urgencia los esfuerzos para adaptarnos a los fenómenos climáticos extremos que ya están aquí y a los que vendrán”.

“Las naciones deben respaldar las importantes promesas del Pacto Climático de Glasgow actuando con medidas firmes para aumentar las inversiones y los resultados de adaptación a partir de la COP27”, agregó Inger Andersen.

Una sequía de varios años en el Cuerno de África, inundaciones sin precedentes en el sur de Asia y un intenso calor estival en todo el hemisferio norte evidencian una tendencia en el aumento de los riesgos climáticos. Estas serias repercusiones están ocurriendo a tan solo 1,1 °C de incremento del calentamiento global por encima de los niveles preindustriales.

Esta situación preocupa porque el calentamiento global tiende a aumentar un 2,4 a 2,6 °C para finales de siglo si se mantienen las actuales Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) establecidas en el marco del Acuerdo de París, como se señala en la reciente publicación hermana de la Brecha de Adaptación titulada Informe sobre la Brecha de Emisiones. Las investigaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) concluyen que cada décima de grado de calentamiento global intensificará los riesgos climático.

Dichas tendencias implican que las medidas de adaptación deben ocupar un lugar central junto con las medidas de mitigación en la respuesta mundial al cambio climático, señala el informe. Es esencial tener en cuenta que incluso las inversiones ambiciosas en adaptación no podrán prevenir plenamente las repercusiones de los fenómenos climáticos, por tanto, se deben abordar igualmente las pérdidas y los daños.

El informe señala que más de ocho de cada diez países cuentan con al menos un instrumento nacional de planificación de la adaptación, al tiempo que están mejorando e incorporando más medidas de inclusión. Un tercio de los 197 países Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha incorporado objetivos cuantificados y sujetos a plazos en materia de adaptación. Asimismo, alrededor el 90% de los instrumentos de planificación analizados en las investigaciones tienen en cuenta el género y los grupos desfavorecidos, como los pueblos indígenas.

Sin embargo, la financiación necesaria para convertir dichos planes en acciones reales no está a la par. Las corrientes internacionales de financiación para la adaptación en los países en desarrollo se encuentran entre 5 y 10 veces por debajo de las necesidades estimadas y esta disparidad sigue aumentando, la brecha no para de ampliarse. Las corrientes internacionales de financiación para la adaptación en los países en desarrollo alcanzaron los US$ 29.000 millones en 2020, según lo informaron los países donantes, lo que supone un aumento del 4% con respecto a 2019.

Los flujos financieros combinados para la adaptación y la mitigación en 2020 se registraron en al menos US$ 17.000 millones por debajo de los US$ 100.000 millones prometidos a los países en desarrollo. Se necesita una aceleración significativa si se quiere lograr la duplicación de los flujos financieros para 2025 con respecto a 2019, como lo insta el Pacto Climático de Glasgow.

Las necesidades anuales estimadas de adaptación varían en un rango de US$ 160.000 millones a US$ 340.000 millones de aquí al año 2030, asimismo en un rango de US$ 315.000 millones a US$ 565.000 millones de aquí al año 2050.

La implementación de las medidas de adaptación está aumentando, con especial atención en materia de agricultura, agua, ecosistemas y los sectores intersectoriales; sin embargo, este incremento no está a la altura de las repercusiones del cambio climático. Si no se logra un cambio radical en apoyar las medidas de adaptación, estas podrían verse superadas por la aceleración galopante de los riesgos climáticos.

En el informe se concluye que, si se vinculan las medidas tanto de adaptación como de mitigación (como las soluciones basadas en la naturaleza) desde su inicio en sus etapas de planificación, financiación e implementación, se pueden mejorar sus beneficios colaterales. Asimismo, esta vinculación podría limitar eventuales compensaciones, como la energía hidroeléctrica que reduce la seguridad alimentaria o el riego de cultivos que aumenta el consumo de energía.

El grupo de autores del informe concluye que se necesita una firma voluntad política para incrementar las inversiones y los resultados en materia de adaptación. No se puede permitir que las crisis como en conflicto en Ucrania y la pandemia de COVID-19 descarrilen los esfuerzos internacionales dirigidos a incrementar la adaptación al cambio climático.

Se requieren con urgencia una voluntad política sin precedentes e inversiones a largo plazo en proyectos de adaptación al cambio climático para evitar que la brecha de adaptación se amplíe.

¿De qué se trata el acuerdo comercial que une a Chile con 10 países del Océano Pacífico?

Tras más de cuatro años de tramitación, el Congreso pondría en tabla el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, más conocido como TPP-11, sin embargo ayer se aplazó su votación. Este es el tercer Tratado de Libre Comercio más grande del planeta, tras el CETA (entre Canadá y la UE) y el USMCA (Canadá, Estados Unidos y México) y está integrado por 11 países del Asia-Pacífico: Australia, Japón, Singapur, Vietnam, Brunei Darussalam, Canadá, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú y Chile.

El acuerdo, de acuerdo a sus promotores, permitirá el ingreso de productos chilenos con arancel cero a mercados que suman más de 500 millones de personas. Los sectores más beneficiados serían el agrícola, pesquero, lácteos y carnes, y el forestal. También abarca materias laborales, de género y medioambientales. Aun así, pese a los beneficios que eventualmente traería, su posible ratificación tiene numerosos detractores.

El abogado Jaime Gallegos, director del Departamento de Derecho Económico de la Facultad de Derecho de la U. de Chile, explica cuáles serían sus beneficios. “Fundamentalmente, apuntan a la profundización del acceso a algunos Estados con los cuales, si bien se tiene en vigor previamente tratados de libre comercio, tienen cerradas algunas áreas, que -como resultado del CPTPP- se abren; el potencial aprovechamiento de reglas de origen que permitan encadenamientos productivos entre los Estados Parte; la conformación de un régimen común que permita a los exportadores y las exportadoras un mejor aprovechamiento de economías de escala, y no tener que estar atendiendo a las reglas puntuales de cada acuerdo bilateral. Además, da una señal a los inversionistas extranjeros de que no va a haber un cambio radical de régimen que ha venido promoviendo Chile desde el retorno a la democracia”.

La académica y directora del Instituto de Estudios Internacionales (IEI) de la U. de Chile, Dorotea López, dice que en los acuerdos comerciales existe una mezcla de urgencia por firmarlos y “una posterior amnesia” que los convierte en hitos políticos más allá de su papel como instrumentos comerciales.

“En mi opinión, las críticas y las bondades del acuerdo han sido exageradas y se han prestado a una desinformación importante en la materia. El TPP-11 se ha convertido en una bandera de lucha política más que de transformación económica, lo que le ha asignado más competencias de las que tiene. Chile ha reafirmado su compromiso de integración con el mundo en diferentes foros, como en la Organización Mundial del Comercio, en el Foro APEC, en su trabajo en la Alianza del Pacífico y sus estrategias bilaterales con los TLC con Brasil y Ecuador, por lo cual me parece que firmar o no el Tratado no debe significar que haya una interpretación de un giro hacia una política autárquica”, comenta.

El TPP original promovido por Estados Unidos fue objeto de muchas críticas. Ese instrumento se firmó en febrero de 2016, pero cuando Donald Trump manifestó que Estados Unidos se retiraba, Chile en marzo de 2017, durante el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, convocó a los Estados Parte y a otros a Viña del Mar para analizar el escenario tras la decisión de Estados Unidos. A partir de una serie de negociaciones de los 11 Estados restantes, se reformuló el acuerdo, dejando sin efecto varias disposiciones controvertidas (fundamentalmente en materia de propiedad intelectual) y se firmó en febrero de 2018 un nuevo acuerdo.

“Este nuevo acuerdo no contempla varios asuntos que se han reparado. Lo fundamental es revisar el texto que se está sometiendo a discusión del Congreso en el boletín 12195-10”, dice el profesor Gallegos. “Las críticas son muchas, muy variadas y algunas sin sustento en los textos, por eso es difícil hacerse cargo bajo el término global de ‘las críticas’”, agrega.

La profesora López, por su parte, advierte que considerando el momento de particular incertidumbre, y con la compleja situación económica que se vive a nivel internacional, parece más relevante debatir cómo utilizar los instrumentos ya existentes y “tomarnos plazos razonables para digerir los capítulos que generan más controversia. Realizar operaciones mecánicas es completamente innecesario, y sería negar los cambios políticos”, dice.

“Considero muy importante revisar y darles pedagogía a los acuerdos ya suscritos, que incluso muchos empresarios no han podido aprovechar por diversas razones. Por ejemplo, los ya existentes con todos los países del TPP-11. Finalmente, el objetivo es lograr diversificar la canasta productiva que continúa anclada en el cobre y agregar valor. Es aquí donde debería estar la discusión y el debate con altura de miras”, agrega la directora del IEI.

El mecanismo por esencia para sustraerse de alguna obligación dispuesta por el acuerdo es presentar una reserva al mismo, en los términos de la Convención de Viena de Derecho de los Tratados de 1969 que está en vigor. Sin embargo, algunos tratados no admiten reservas, y por eso se ha creado la figura de las cartas laterales, que tiene por objetivo marginar algunas disposiciones o capítulos de un acuerdo. “De contar con la venia de los otros Estados parte, Chile podría marginarse de quedar obligado en ciertos asuntos, con lo cual se podría excluir, potencialmente, del régimen de solución de controversias de inversionistas con el Estado, de acuerdo con el régimen del CPTPP”, explica el profesor Gallegos.

Las cartas adjuntas se usan hace mucho en los diferentes acuerdos comerciales preferenciales con distintos objetivos. En este caso, la propuesta, que ya ha sido utilizada por Nueva Zelanda con 5 países del Tratado, busca excluir el Sistema de Solución de controversias entre los inversionistas privados y el Estado. Sobre este punto, existen diversas aproximaciones, según explica la profesora Dorotea López.

Un primer enfoque es excluir por completo el derecho de un inversor a utilizar el Sistema. Esto se puede ver en las cartas al margen de Perú y Australia. El segundo enfoque, adoptado en las tres cartas complementarias restantes, es más complejo y prevé la resolución de disputas por etapas. En caso de disputa, un inversionista debe hacer una solicitud por escrito para consultas y negociaciones, describiendo brevemente los hechos relacionados con las medidas en cuestión. El Estado y el inversionista intentarán entonces resolver la disputa de manera amistosa dentro de seis meses mediante el uso de procedimientos de terceros no vinculantes, incluidos los buenos oficios, la conciliación y la mediación. De lo contrario, la disputa puede someterse a arbitraje, en conformidad con el Capítulo 9 del TPP, siempre que el Estado consienta. Las cartas son flexibles y por eso deben ser dialogadas entre las partes para también deben llegar a un consenso sobre lo que sucede con los acuerdos previamente suscritos.

PISCO CHILE FIRMA HISTÓRICO CONVENIO EN FRANCIA Y MÉXICO

Los dos primeros convenios entre la Asociación de Productores de Pisco Chile A.G. y la Cámara Nacional de la Industria Tequilera en México y el Bureau Nacional de la Interprofesion del Cognac en Francia, buscan intercambiar experiencias en investigación, desarrollo, buenas prácticas, y protección de la Denominación de Origen.

Establecer un plan anual, fomentar el conocimiento de los productores de pisco sobre el trabajo y desarrollo de las Denominaciones de Origen Tequila y Cognac, y generar un programa de difusión nacional e internacional para potenciar el reconocimiento de las DO, son los objetivos del trabajado que Chile, México y Francia esperan concretar durante los próximos años.

La firma de ambos se realizará durante la Misión Tecnológica de los pisqueros a ambos países para concretar este acuerdo, la que es posible gracias a un convenio de colaboración entre el Ministerio de Agricultura de Chile y la Asociación de Productores de Pisco Chile A.G de las regiones de Atacama y Coquimbo, a través de la Subsecretaría del agro.

Respecto a la relevancia de este gran paso para la industria, desde el Ministerio de Agricultura afirman que “con este tipo de iniciativas buscamos mejorar la competitividad y sostenibilidad de la industria pisquera a través del posicionamiento del pisco entre los actores claves de la cadena de valor. Debemos posicionar esta Denominación de Origen y la forma de hacerlo es a través de la promoción. Hoy lo podemos realizar gracias al trabajo constante del sector privado en conjunto con el sector público” señaló el Subsecretario de Agricultura, José Guajardo Reyes.

De acuerdo con la información entregada por Pisco Chile A.G, estas acciones son parte de la estrategia de los productores nacionales de continuar avanzando en el posicionamiento del pisco a nivel internacional como emblema de Chile, asociado a la Denominación de Origen más antigua de América Latina, vigente desde 1931, y segunda en el mundo.

La puesta en marcha del Plan de Promoción y Protección de la industria pisquera donde el Estado de Chile concretó su respaldo a los productores de Atacama y Coquimbo -zonas exclusivas en el mundo donde se puede producir pisco-, fue un gran paso. Hoy, la agroindustria continúa su avance, y es por lo que estos acuerdos de colaboración internacional son un nuevo hito en la historia de los pisqueros de Chile.  

El presidente de Pisco Chile, Francisco Munizaga, explica que “debemos poner en valor la importancia de la agroindustria pisquera para el país e impulsar acciones como ésta, que refuerzan en los mercados internacionales la defensa y promoción de la Denominación de Origen Pisco, porque el Pisco es orgullo de todas y todos los chilenos, por eso estos acuerdos son un gran paso para esta agroindustria, compuesta por miles de pequeños y pequeñas productoras”.

En la misma línea, Claudio Escobar, Gerente de Pisco Chile AG. Explica que “estos acuerdos, donde las grandes Denominaciones de Origen mundiales como son Tequila y Cognac reconocen la categoría pisco, representan una gran oportunidad para los productores de Chile, porque no solo estamos generando una alianza de trabajo y colaboración, sino que lo más importantes, es que nos permite generar retroalimentación y conocer el trabajo de dos grandes referentes mundiales del destilado”.

La ciudad de Cognac es una de las tres regiones con denominación de origen europeo para elaborar el brandy (nombre genérico de la bebida), siendo las otras dos Armagnac y Jerez de la Frontera.

El cognac solo se puede hacer en un área de 78,000 hectáreas de Francia, usando uvas cultivadas en seis regiones o crus. Esto significa que los destiladores no pueden trasladar la producción a otra parte del país.

La declaración general de la denominación origen “Tequila” fue publicada en el Diario Oficial de la Federación 9 de diciembre de 1974, aunque a la fecha ha tenido algunas modificaciones y adiciones. Esta declaración establece la titularidad del “Tequila” que corresponde al Estado Mexicano.

Para la protección internacional de esta bebida espirituosa se tiene el registro desde 1978 ante la Organización Mundial de Protección Industrial, así como registros otorgados en 46 países de acuerdo con la información obtenida del Consejo Regulador del Tequila.

Hoy más de 20 destilerías producen pisco en Chile, y se calculan cerca de 50 marcas de pisco presentes en el mercado, quienes han recibido más de 400 premios y medallas en concursos internacionales, hasta el año 2020. Los principales destinos del pisco son Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, China y Argentina.

En la zona pisquera de Atacama y Coquimbo, se producen aproximadamente 36 millones de litros de pisco al año. Ello genera ventas por aproximadamente 300 millones de dólares y aportes de 130 millones de dólares al erario nacional, principalmente por concepto de impuestos específicos.

La agroindustria del pisco genera aproximadamente 40 mil empleos directos e indirectos. Cerca de 2.800 agricultores producen uvas pisqueras, de los cuales el 85% son pequeños productores, con menos de 5 hectáreas.

La transformación de los sistemas agroalimentarios puede ayudar a resolver la “paradoja” alimentaria de América Latina

América Latina es una potencia agrícola y, sin embargo, ha sufrido un fuerte aumento del hambre en los últimos años, lo que pone de manifiesto la necesidad de llevar a cabo acciones contundentes para transformar los sistemas agroalimentarios de la región para que sean más eficientes, más inclusivos, más resilientes y más sostenibles, aseguró este martes QU Dongyu, Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“El aumento del hambre, la pobreza y la malnutrición es una paradoja para una región que contribuye de forma significativa al suministro de alimentos del mundo y que produce suficientes alimentos para alimentar a toda su población”, dijo el Director General en un evento organizado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) al margen de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Ninguna región del mundo se vio más afectada por la pandemia del COVID-19 que América Latina y el Caribe, donde las economías se redujeron dos veces más que el promedio mundial, la pobreza aumentó a su nivel más alto desde 2006 ya que el empleo fue arrasado, especialmente en la economía informal, y 65,6 millones de personas sufrieron hambre, con casi cinco veces esa cifra -o más del 40% de la población- enfrentándose a una inseguridad alimentaria moderada o severa, dijo Qu, añadiendo que las disparidades de género se han deteriorado.

La guerra en Ucrania, junto con otros conflictos, han exacerbado el golpe de la pandemia y han añadido más desafíos imprevisibles, especialmente para los países de la región que son importadores netos de trigo, maíz y aceites vegetales, todos los cuales han estado sujetos a las crisis de precios en el último año.

Incluso la capacidad de la región como exportadora neta de alimentos está en peligro debido al aumento del costo de los fertilizantes, que podría afectar a la producción y al rendimiento de los alimentos básicos y desencadenar una crisis de disponibilidad y asequibilidad de los alimentos, añadió el Director General.

El Director General de la FAO señaló cuatro áreas prioritarias que necesitan una acción acelerada: Proporcionar apoyo inmediato a las personas vulnerables a través de los sistemas de protección social, especialmente en las zonas rurales y entre los grupos vulnerables; impulsar la producción agrícola garantizando que los agricultores familiares tengan un acceso asequible a semillas y fertilizantes, capital de trabajo y asistencia técnica, y vínculos con los mercados; facilitar el comercio de productos e insumos agrícolas para evitar más interrupciones en la producción de alimentos; e invertir en una agricultura resistente al clima para afrontar y revertir los efectos de la crisis climática.

Aseguró a los presentes que la FAO está comprometida a trabajar con los miembros de la región y de fuera de ella para lograr “un desarrollo inclusivo y sostenible a largo plazo”.

El discurso de apertura de Qu se produjo en el marco de una conferencia organizada por la CAF para identificar los desafíos, las estrategias y las acciones urgentes de coordinación necesarias para promover la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe.

Qu intervino junto a Sergio Díaz-Granados, Presidente Ejecutivo de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina; David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, y Manuel Otero, Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)

Los discursos principales del evento fueron pronunciados por Guillermo Lasso, Presidente de la República de Ecuador, e Irfaan Ali, Presidente de Guyana.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), integrado por 18 países de la región, así como por España, Portugal y 13 bancos privados latinoamericanos, está en proceso de ampliación de capital por valor de 7.000 millones de dólares para ampliar sus actividades de promoción del desarrollo sostenible y la integración regional en una serie de sectores. 

Analista explica las causas del triunfo de la ultraderecha en Italia

La líder ultraderechista Giorgia Meloni se atribuyó la victoria en las elecciones generales de Italia y se convertiría en la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra del país europeo.

Para el director del magíster en estudios internacionales del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago, Alessandro Santoni, el resultado es consecuencia de múltiples factores.

“Hay una tendencia hacia la extrema derecha, un resurgimiento en toda Europa”, afirmó el doctor en historia por la Universidad de Bologna. “Había quedado congelada después de la Segunda Guerra Mundial y, a partir de los años 80, el tema de la migración ha creado un contexto político en que la derecha se la jugó con los miedos”, sostuvo.

“El auge de la derecha durante los últimos 30 o 40 años tiene un punto importante en el fenómeno migratorio, siendo el principal factor con el que vuelve a replantarse en un discurso que da seguridad para llegar al ciudadano de pie, que se siente amenazado a perder su trabajo por este nuevo vecino que llega y que lo asocia con delincuencia”, agregó Santoni.

Respecto a la relación de esta situación con lo que ocurre en Chile y cómo lo aborda la política nacional, el académico reconoció que si bien “hay matices distintos en el nexo socioeconómico, con el fenómeno migratorio, evidentemente, la derecha puede utilizar muchas oportunidades políticas”.

Para el experto en historia de las relaciones internacionales, otro factor es la economía. “Esto facilita que desde la derecha se apele a un electorado popular con un discurso bastante populista, anti-impuestos. Tiene que ver con la situación socioeconómica y cómo eso se traduce en estrategias políticas”, sostuvo.

Además, Santoni apunta a una desafección ciudadana por la política institucional. “Hay un factor de cansancio hacia los partidos que es típico en casos así. No hay nada demasiado nuevo, salvo una coyuntura política y un sistema electoral nuevo que hizo que fuera tan aplastante el resultado”, señaló.

Sin embargo, el académico considera que, pese al triunfo, “probablemente tendrán que moderar mucho de su discurso. Un factor importante para entender la política italiana de los últimos 30 años es que los poderes fácticos, como las intuiciones económicas y financieras se sienten, por lo general, más cómodos con la centroizquierda.  Adicionalmente, es esperable que en el camino se generen tensiones entre los partidos socios de la coalición de gobierno”.

Todo eso mientras, paradójicamente, “otros factores, laboral y de seguridad social, han influido mucho en que se genere una base de apoyo a esos partidos en sectores sociales que votaban más bien en la izquierda. Eso le dio un atributo más popular a la derecha”, concluyó.

Especialista entregó las claves tras el discurso del Presidente Boric en la Asamblea General de la ONU

A primera hora de este martes, el Mandatario se trasladó hasta el edificio de Naciones Unidas, lugar en el que se dirigió por primera vez al pleno de la Asamblea General, intervención que se efectuó tras los discursos de Brasil y Senegal.

“Desde la humilde historia de mi Patria puedo decirles con mucha convicción que el camino para enfrentar los problemas que aquejan a nuestras sociedades se pavimenta con más democracia y no con menos, incentivando la participación y no restringiéndola. Fomentando el diálogo y jamás censurándolo. Y, sobre todo, respetando a quien piensa distinto, incorporando sus puntos de vista y entendiendo que el tener opiniones diversas no nos vuelve enemigos. Me rebelo frente al abismo que algunos pretenden cavar ante la legítima diversidad de opiniones y, desde Chile, declaramos nuestra voluntad de ser constructores de puentes ante estas brechas que nos impiden encontrarnos como sociedades diversas”, señaló el Jefe de Estado en su alocución.

Ahí, habló de lo ocurrido en Chile post estallido social y del triunfo del Rechazo en el plebiscito de salida, además de tocar temas internacionales como la guerra en Ucrania.

Para Elisabet Gerber, académica de la Usach y directora de Comunicación Política de la Fundación Chile 21, el discurso del mandatario se inserta en el contexto internacional desde su historia y presente.

“Me impactó esta toma de posiciones, en donde recoge el guante generacional, con un recorrido con Salvador Allende y la actualidad, donde tenemos estas dificultades, desafíos y aprendizajes. Me llama la atención donde reivindica fuertemente posiciones.  Lo que más me llamó la atención es que habla de la gran diversidad de Chile, con su contraste geográfico. Habla de un Chile de contrastes en lo social y político, me pareció interesante”, sostuvo en Radio Usach.

Para la especialista, en cuanto al posicionamiento de Chile en el mundo, el Presidente Boric tomó tres ejes principales: desigualdad, crisis climática y derechos humanos.

“Reivindica los procesos sociales y manifestaciones sociales en Chile y advierte que si como autoridades no se hacen cargo de las desigualdades, hay que tener ojo en ello”, señaló.

Finalmente, destacó lo que dijo sobre el triunfo del Rechazo. “Dio la cara por la derrota, porque efectivamente es una de su sector, pero lo menciona como un triunfo democrático. Hace una resignificación”.

Economista explica el aumento de vuelos internacionales en medio de un proceso recesivo

La Junta Aeronáutica Civil (JAC) dio a conocer el registro de pasajeros en julio, donde los vuelos internacionales superan el nivel prepandemia en ciudades como Bogotá, Miami y Nueva York.

Además, cinco ciudades de Chile recuperaron en sus aeropuertos/aeródromos el nivel de traslados de personas en vuelos comerciales que tenían en 2019.

Esto se da en medio de un proceso recesivo y un dólar que fluctúa entre alzas y bajadas. ¿Cómo se explican los índices de aumento en los vuelos internacionales?

“Esta recesión no se distribuye de igual forma para todos. En ese sentido, el alza que estamos viendo respecto del tráfico aéreo está en sintonía con un proceso de ampliación de libertades, como también de la existencia de un proceso de acumulación de necesidades de la población que puede viajar. Por lo tanto, ha aumentado la demanda por vuelos aéreos”, sostuvo Marcela Vera, economista y académica de la Usach.

La especialista, señaló que “si uno analiza por segmentos de población se da cuenta que existe un aumento más sustantivo que tiene una situación económica mejor a la hora de elegir destino, a diferencia de otros a los que puede acceder la mayoría de las personas. Se refleja un proceso de agudización de la desigualdad en el uso de tiempo libre y los destinos que están decidiendo los compatriotas”.

Más vacaciones de invierno es otro de los motivos que resaltó la economista: “Pese al aumento de dólares, la reducción de restricciones y la posibilidad de alargar las vacaciones, ayudó. También aquellas personas que hayan tenido un ahorro sustantivo o el 10% más ricos, pese al proceso recesivo y al tipo de cambio, tienen la posibilidad de acceder a tiempo y viajes”.

FAO apoyará a 30 mil productores en Haití y República Dominicana para combatir la peste porcina africana

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), apoyará a 30 mil productores en Haití y en República Dominicana para controlar y erradicar la peste porcina africana (PPA), una enfermedad viral que afecta a cerdos domésticos y silvestres.
 
Este apoyó es posible gracias al financiamiento de US$ 4.7 millones entregado por la Oficina de Asistencia Humanitaria de Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).
 
“Queremos ayudar con capacitación y apoyo veterinario a los pequeños productores de Haití y de República Dominicana, protegiendo sus medios de vida, así como fortalecer la preparación de los países de la región ante esta enfermedad”, explicó Andrés González, Oficial de Ganadería, Sanidad Animal y Biodiversidad.
 
Los fondos también permitirán elaborar un plan de prevención para que los países de América Latina y el Caribe puedan estar preparados ante posibles brotes de peste porcina africana.
 
Los fondos permitirán seguir profundizando la asistencia técnica, capacitación, servicios veterinarios y las campañas de información que la FAO viene impulsando desde que la peste porcina africana fue detectada por primera vez en América, luego del brote ocurrido en República Dominicana en julio de 2021.
 
Con los fondos de USAID, la FAO buscará reforzar la comunicación de riesgos, con una estrategia de sensibilización y comunicación centrada en las necesidades del sector privado porcino en Haití y en República Dominicana.
 
Además, dará apoyo técnico a la gestión del actual brote de peste porcina, a través de mejoras en las medidas de bioseguridad en la cadena de valor porcina en Haití.
 
También se implementarán acciones en terreno, a través del desarrollo de competencias en servicios veterinarios nacionales, y de la capacitación de técnicos para favorecer acciones de monitoreo y evaluación de los planes de erradicación y control.
 
Finalmente, el trabajo contempla la preparación de un plan regional para mitigar la posible propagación de la peste porcina a otros países de la región de América Latina y el Caribe.
 
En agosto del año 2021, la FAO alertó a los países de América Latina y el Caribe sobre la necesidad de tomar medidas de prevención ante la detección de un caso de peste porcina africana, detectado en cerdos domésticos de República Dominicana, y luego en Haití. El brote detectado fue el primero en las Américas desde de la década de 1980.
 
La peste porcina africana no representa ningún riesgo a la salud humana, ni por contacto directo con animales infectados, ni por medio del consumo de algún producto de origen porcino.
 

La enfermedad ahora se encuentra en todos los continentes del mundo. En África, Europa, Asia y del Pacífico ya afecta a más de 50 países, perjudicando su seguridad alimentaria, los medios de subsistencia que dependen de la cadena de valor de la porcicultura, y la biodiversidad, ya que la enfermedad impacta sobre la fauna silvestre. 

En cuarto lugar, el memorando de entendimiento menciona la implementación de metodologías de avanzada en la recolección de datos, muestreos, interpretación y construcción de índices de precios, para el fortalecimiento técnico del Instituto Provincial de Estadísticas y Ciencias de Datos. 

Experto apunta a experiencia internacional por proyecto que reduce la jornada laboral a 40 horas

Esta semana y ante la ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, personeros de la Corporación de la Producción y el Comercio (CPC), la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH), la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y la Central Autónoma de Trabajadores de Chile (CAT)  presentaron su respaldo al proyecto de ley que busca reducir la jornada laboral a 40 horas.

Para el psicólogo y académico de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de Chile, Raúl Berríos, uno de los aspectos destacables de la noticia es que apunta a abordar ante la opinión pública temas técnicos importantes para el país.

“Existen numerosas experiencias, en distintas partes del mundo, que muestran que, efectivamente, la reducción de la jornada laboral mejora el bienestar y la satisfacción de las y los trabajadores, de eso no hay ninguna duda”, aseguró el doctor en psicología y experto en el estudio de las emociones y las relaciones interpersonales en las organizaciones y las dinámicas de los equipos de trabajo.

El especialista apuntó, principalmente, a la experiencia de Islandia. Empleados del sector público del país europeo participaron en dos grandes ensayos entre 2015 y 2019, trabajando entre 35 y 36 horas semanales sin que les redujeran el sueldo, en vez de las 40 que comprendía su jornada normal.

Los investigadores comprobaron que la productividad se mantuvo o, incluso, mejoró en la mayoría de los lugares de trabajo, y llevó a los sindicatos a negociar nuevos patrones de trabajo. “Islandia es un país mucho más pequeño que Chile, pero que tiene en común niveles de productividad muy bajos en comparación a sus vecinos en Europa. Trabajaban mucho y producían muy poco”, explicó.

“Ellos empezaron con un plan de implementación de reducción de la jornada laboral de manera progresiva en el sector público y han ido avanzando en todos los sectores productivos del país, con algunos muy buenos resultados en términos de satisfacción y bienestar, y, también, en términos de productividad”, afirmó.

Hasta mediados del año pasado, al menos, las cifras indicaban que el 86% de la fuerza laboral islandesa decidió o tendrá derecho a trabajar menos horas por el mismo sueldo. “Si esto se implementa de forma paulatina y manteniendo este diálogo entre sindicatos de trabajadores, entidades de Gobierno y los gremios empresariales, muy probablemente, no solo se verán beneficiados las y los trabajadores, sino que,  en último término, la productividad del país, que es un desafío que a todos nos interesa”, concluyó.

El documento suscrito por la CPC y dirigentes sindicales, de hecho, plantea que “es posible que las empresas no puedan reducir de manera inmediata la jornada ordinaria a 40 horas y requieran de un período de ajuste, por tanto, creemos necesaria una gradualidad, lo que debiera facilitar que las empresas puedan tomar resguardos organizacionales que les permitan adaptarse”.

 

Petro y Boric se perfilan como pilares de las futuras instancias de integración latinoamericana

El primer día de Gustavo Petro como Presidente de Colombia, el primero de izquierda en ese país, estuvo marcado por una reunión bilateral con su homólogo chileno, Gabriel Boric. En la cita, el Mandatario colombiano habló de la reforma tributaria que pretende impulsar y de la propuesta de moneda común en Latinoamérica.

“Petro y Boric, junto con la inminente llegada a la presidencia de Lula en Brasil, se perfilan como los tres pilares de las futuras instancias de integración latinoamericana”, sostuvo el analista y doctor en estudios americanos de la Usach, Pablo Lacoste.

“En los últimos 30 años, mientras el mundo ha ido cambiando y avanzando en la formación de bloques regionales, y se ha consolidado plenamente la Unión Europea, en América Latina los intentos de integración han fracasado uno tras otro”, comentó.

Sin embargo, el académico del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago considera que, con el arribo de Petro, existe la posibilidad cierta de formar un bloque que “se nutra de la experiencia de los errores cometidos en las instancias anteriores, como Mercosur, Alianza del Pacífico, Prosur y Unasur, y ponga en marcha algo estable que se pueda sostener en el tiempo, y que pueda crecer y madurar gradualmente”.

Para el analista, la propuesta realizada por el Presidente del Congreso colombiano, Roy Barreras, de adoptar una moneda común en América Latina es clave. “Traza un horizonte”, explicó.

“Ya en la década de 1960, durante la presidencia de Eduardo Frei Montalva, se estaba negociando ese tipo de innovación entre Chile y Argentina, donde estaba el presidente Arturo Illia, eso es difícil, porque eso exige coordinar la macroeconomía de todos los países, una disciplina fiscal muy rigurosa, tener un control de la inflación y generar un acuerdo general entre todas las políticas macroeconómicas. Sin eso, no se puede hacer una moneda común, pero es bueno tener el objetivo, tener la utopía, para ir avanzando gradualmente en esa dirección”, concluyó.